Sobre víctimas de terrorismo

Posted on marzo 28, 2011

0


Comienzo justificándome, por lo que puede empezar a intuirse el tenor de lo que sigue.

Y comienzo justificándome ante las víctimas, ante las víctimas directas de los atentados de ETA, por el escaso tacto con el que tal vez ellas crean que las trato; para decirles a continuación que no son ellas las únicas, sino tan solo las primeras. Ya que del terror, la víctima es la sociedad en que éste se perpetra con el fin de generar miedo.

La finalidad del terrorismo no es matar de manera individual (no normalmente, al menos). Esa muerte es “sólo” un medio para alcanzar otro fin: el miedo. Y por tanto, víctimas no son sólo los muertos, secuestrados, heridos, ni tampoco sus familiares directos. Víctimas, lo somos todos.

He leído esta mañana que “El secretario de Comunicación del PP, Esteban González Pons, considera que las actas de ETA, sobre las reuniones del Gobierno con la banda, publicadas por EL MUNDO este lunes demuestran que el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba “pudo haber colaborado políticamente con ETA” y ha exigido su dimisión inmediata“. Además, afirma que, “después de ver esto, quién se fía ahora de que el Gobierno no esté traicionando de nuevo a las víctimas” ¿Traicionar a las víctimas? ¿porqué traicionar? ¿qué víctimas?

Los familiares de los asesinados por ETA, los secuestrados y heridos por ETA merecen toda la atención de la sociedad, merecen que se ponga a su disposición cuantos medios existan para paliar el daño recibido, y merecen todo nuestro respeto. Pero nada más.

Las víctimas de ETA no tienen mayor legitimidad que cualquier otro ciudadano, mayor legitimidad que yo, y no se les puede atribuir NINGUNA autoridad, ni ética, ni moral, ni de ninguna otra índole en lo que a lucha antiterrorista se refiere. Y TODO aquel que se la atribuye es un sinvergüenza que pretende aprovecharse o un inconsciente.

Anuncios