Gobernar los cambios III

Posted on octubre 7, 2011

0


(viene de Gobernar los cambios II)

Estamos aún pendientes de resolver el dilema de que, mientras todos los grandes retos que afrontamos tienen dimensión global, la decisión, la legitimidad, las instituciones y los recursos para afrontarlos siguen teniendo dimensión nacional. Estamos aún pendientes de reformar las instituciones financieras internacionales. Estamos aún pendientes de llevar a la práctica algunas decisiones asumidas políticamente en reuniones del G-20 (paraísos fiscales, evasión fiscal, movimientos especulativos, beneficios y retribuciones, responsabilidades por prácticas fraudulentas, tasa sobra transacciones financieras internacionales, objetivos del milenio).

La globalización es una dinámica irreversible y ampliamente positiva, pero nos oponemos a una globalización que destruya sin construir alternativamente.

Competir en ese nuevo mundo globalizado nos exige cambiar nuestro modelo económico, buscando las ventajas sostenibles asociadas al conocimiento, a la innovación, a la calidad, al valor añadido.

Hay muchas cosas que no podremos hacer solos, a nivel nacional. Por ello, competir como país exige igualmente progresar en la integración económica de la Unión Europea.

Nos proponemos retomar la senda del crecimiento; abrir un nuevo período basado en nuevo modelo económico; controlar el déficit para reforzar sólidamente las políticas sociales.

Todas esas batallas se libran en el marco de otra más general y más estratégica, la de asegurar un papel para Europa. Se está librando una lucha decisiva entre la pervivencia de nuestro modelo social, que combina crecimiento con distribución y solidaridad, libertades civiles y derechos sociales, participación, democracia y rendición de cuentas, o la supremacía de otro que, en nombre de la productividad, carece de casi todo ello.

El mundo necesita a Europa. No tanto por nuestro peso demográfico y no solo por nuestro peso económico. El mundo necesita a Europa porque los valores y principio que orientan nuestro modelo son los únicos capaces de proporcionar un equilibrio estratégico y social.

Para que la Unión Europea no siga perdiendo pie en el mundo global tiene que elaborar estrategias para resolver algunos cuellos de botella que lastran la sostenibilidad de su crecimiento. Entre ellos: i) capital humano, ii) demografía, iii) energía, iv) gobernanza y v) voluntad política.

Crecimiento con reglas, trabajo con derechos, sociedades con protección. Esa es la agenda para el mundo global por la que tenemos que luchar desde la Unión Europea.

He aquí una parte sustantiva de nuestro proyecto político. Contribuir a un mayor protagonismo de España en la Unión. Trabajar por un papel más ambicioso y relevante de la Unión en el mundo. Fortalecer desde la Unión la gobernanza mundial.

Nuestro desarrollo económico, nuestro bienestar, la eficaz defensa de nuestros derechos y libertades, la provisión de su seguridad estratégica, depende en medida muy decisiva del lugar que ocupe España en Europa, y del de Europa en el mundo.

**********

Este post es el tercero de una serie de cinco. Sigue aquí: Gobernar los cambios IV

Si te has cansado y no vas a leer lo demás, léete la nota aclatoria que hay al final de la quinta parte. La puedes encontrar aquí:

Gobernar los cambios V ‎

Anuncios