Gobernar los cambios IV

Posted on octubre 7, 2011

0


(viene de Gobernar los cambios III)

La paradoja de la génesis y desarrollo de la crisis. En su origen ideológico se encuentran las ideas que postulan los valores supremos neoliberales. Por el contrario, el salvavidas lanzado al marasmo financiero ocasionado por esas ideas y nutrientes se sitúa en el campo ideológico socialdemócrata.

Y, sin embargo, el devenir de la crisis ha dañado electoralmente en más sitios a quienes se sitúan en el ámbito de la solución que a quienes han estado y siguen estando en el origen del problema.

A esa paradoja tenemos que dar respuesta apropiada.

No es cierto que exista una tendencia por la que las sociedades optan por la socialdemocracia en los momentos de optimismo y expansión (mejor a puesta por el reparto y la redistribución) mientras que se refugian en el conservadurismo en los momentos de crisis (más efectivo para el crecimiento).

Nuestra credibilidad para abordar ese proyecto se basa no solo en lo que conseguimos en los cuatro primeros años de nuestra gestión, sino también en lo que hemos sido capaces de preservar en estos últimos cuatro.

Pero, junto a esos logros, también hemos aprendido: no percibimos a tiempo la intensidad y la profundidad de la crisis desde sus inicios. Nadie aquí, ni en nuestro entorno internacional, supo calibrar su duración ni prever los cambios de identidad, financiera, productiva, de deuda soberana, de crecimiento y tantos otros que se han sucedido en estos años. En tiempo tan duros, es comprensible el reproche ciudadano. Hoy somos conscientes de los riesgos que se corrieron con la burbuja inmobiliaria alimentada durante más de una década, que hemos reconocido no haber pinchado a tiempo.

Quienes dicen que el Estado del Bienestar es un freno para el crecimiento, quieren desmantelarlo para distribuir sus segmentos rentables en áreas de negocio privado.

Quienes dicen que el proyecto de la socialdemocracia se corresponde con otro tiempo pasado, quieren enterrarlo en la historia y limar su perfil permanentemente transformador.

Quienes, en áreas o países emergentes, sostienen que los derechos sociales serían un lastre para su desarrollo, no quien otra cosa que seguir compitiendo ventajosamente en condiciones inhumanas o inaceptables para nuestros valores.

**********

Este post es el cuarto de una serie de cinco. Sigue y termina aquí: Gobernar los cambios V

Si te has cansado y no vas a leer lo demás, léete la nota aclatoria que hay al final de la quinta parte. La puedes encontrar aquí:

Gobernar los cambios V ‎

Anuncios