Horrores de los mercados

Posted on octubre 7, 2011

8


Lo de hoy, como lo de tantas veces, como lo de en tantos sitios y con tantos activos, ha sido de traca, y me voy a extender en ello porque al ser un suceso actual y bastante sencillo, me va a servir para explicar algo que llevo tiempo queriendo contar sobre los mercados financieros.

A las 14:45 de hoy la CNMV ha suspendido de cotización a Banco Popular y a Banco Pastor. Los rumores apuntan a una fusión por absorción del primero, y más grande y solvente, sobre el segundo, con problemas. Hasta aquí, nada anormal: seguimos en la ordenación de nuestro mapa bancario. Primero las Cajas, ahora los Bancos.

El problema viene en el gráfico que he subido al comienzo del post. Es la representación de la evolución comparada de los precios de las acciones del Banco Popular (en rojo) y del Banco Pastor (en azul) durante el día de hoy, desde las nueve de la mañana, y el volumen de títulos del Banco Pastor que han sido intercambiados (en blanco).

El volumen medio de títulos intercambiados diariamente por el Banco Pastor en el último año es de unos 88.000. Hoy, entre las doce del mediodía y las tres menos cuarto (hora de la suspensión) se han negociado 300.000 acciones. Es decir, en tres horas se ha más que triplicado el volumen medio de toda una sesión.

Para quien aún tenga dudas de lo ocurrido: alguien, o en el Banco de España, o en la cúpula del Pastor o en la cúpula del Popular se ha ido de la lengua y ha contado lo que no tenía que contar a quien no debía contárselo. Alguien ha ganado , de momento, un 4% sin asumir prácticamente ningún riesgo, alguien ha hecho uso de información privilegia. Honestamente, espero que la CNMV investigue los movimientos habidos y que, para variar, encuentren al delincuente.

**********

Ahora, lo importante. El problema no está en los CDS, ni en las ventas en corto, ni en ningún otro producto. El problema está en estas actitudes de los operadores, en el uso de la información privilegiada, en la manipulación del mercado. Y si pensamos un poco sobre ellas, veremos como estas actitudes no nos son tan extrañas: son las mismas actitudes que llevarse el ticket de una comida con amigos para deducírsela, o saltarse la fila de coches en un atasco, o beberse un coca-cola en un supermercado y dejar la lata por ahí para no pagarla. La diferencia es que los operadores de los mercados financieros lo hacen con miles de millones de euros. Pero la actitud de base es idéntica: hacer trampas porque puedo hacerlas.

Si logramos una regulación lo suficientemente dura y con un cuerpo de inspectores competente y bien formado a su disposición (al menos tan competente y bien formado como lo son y están los operadores a los que van a inspeccionar, porque lo que no tiene sentido es que chavales recién licenciados que ganan 30.000 euros al año inspeccionen a tiburones que ganan eso al día… se los comen crudos, claro) podremos hacer de los mercados financieros un lugar menos peligroso.

Pero eso sólo se podrá hacer desde una firme voluntad política, contando con la total oposición del mercado, de los liberales, y de todos aquellos que en la falta de regulación y control encuentran su máximo beneficio. De ellos y de sus actitudes, nos tenemos que proteger, pero no carguemos nuestra ira contra los productos financieros con los que ejecutan sus actos, sino contra esas actitudes que son los “rasgos perversos y egoístas, no pocas veces delictivos, del capitalismo actual“.

Anuncios
Posted in: Especulación