…aunque les dejemos sin sanidad

Posted on agosto 28, 2012

3


Y vendrán…

Puede que la foto que acompaña a este post sea la que más honda impesión me ha causado en mi vida. Esa foto me martillea la cabeza junto con el título de un libro sobre movimientos migratorios del argelino Sami Nair que leí hace ya algunos años: “Y vendrán…”

Porque vinieron cuando les necesitábamos, cuando las cuentas de nuestra Seguridad Social y nuestra pirámide de población decían que nuestro modelo de pensiones estaba quebrado. Vinieron cuando les necesitábamos como mano de obra no cualificada para sostener nuestro crecimiento económico y los beneficios de nuestras empresas.

Pero no vinieron porque les llamásemos, vinieron porque se morían de hambre, de cansancio para no morir de sed, de enfermedades por matar su sed sin morir de cansancio, de guerras por fronteras que no eligieron, vinieron por no ver morir a sus hijos… y ahora que no les necesitamos, ahora que no hay excedente de trabajo a repartir con ellos, ahora que nuestras pensiones nos preocupan menos que nuestros salarios… ahora, queremos que se vuelvan. Queremos que se marchen. Queremos que no vengan… pero vendrán.

Dentro de unos días el Gobierno de España perpetrará una de las mayores traiciones que he visto en mi vida. Dentro de unos días el Gobierno de España dejará sin asistencia sanitaria a los inmigrantes sin papeles para ahorrar 240 millones euros… 240 miilones de euros dejando sin asistencia sanitaria a 153.000 personas…

Al principio decían que era para ahorrar y hacer eficiente el sistema sanitario, ahora dicen que es para “desalentar” la entrada de inmigrantes. Una otra y otra razón son falsas.

Respecto del ahorro y la supuesta búsqueda de eficiencia… ¿tiene sentido, para hacer eficiente un sistema, dejar sin acceso a él al colectivo que menos lo utiliza, es decir, al que menos gasta? Los inmigrantes de países pobres tienen un gasto farmacéutico que representa el 21% del de los españoles, van al médico un 66% de las ocasiones en las que lo hacemos los españoles, ingresan en el hospital un 72% de las veces que ingresamos los españoles y su gasto hospitalario, cuando ingresan, representa el 69% de lo que costamos los españoles. Son más jóvenes, más fuertes y más sanos que nosotros. Matizo, los que llegan a nuestro país son más jóvenes, más fuertes y más sanos que nosotros. Los otros, los mayores, débiles y enfermos se quedan muriéndo en sus países de origen o mueren al intentar llegar al nuestro.

¿Tiene sentido dejar sin asistencia primaria al colectivo que menos gasta para, muy probablemente, tener que acabar pagando más por tener que asistirlos en urgencias cuando sus “toses mal curadas” se conviertan en neumonías?

Respecto de la idea de “desalentar” el flujo de inmigrantes… en fin. Mientras nuestro PIB per capita sea 125 veces superior al suyo, mientras nuestra esperanza de vida sea de 80 años y la suya de 40 o su tasa de mortalidad infantil sea 30 veces mayor que la nuestra… ellos, seguirán viniendo.

Y entre tanto, ni habremos ahorrado gran cosa ni habremos “desalentado” su llegada, pero habremos causado un terrible sufrimiento a 150.000 personas, habremos permitido que se dibuje una línea roja en el suelo y que sitúe tras ella a 150.000 personas, habremos abierto un camino de espinos que haremos recorrer a 150.000 personas. No lo permitamos. No lo permitas. Apoya las campañas de Médicos del Mundo y de otras ONGs y colectivos de profesionales sanitarios para evitarlo. Apóyalas. Difúndelas.

http://www.medicosdelmundo.org/MdM/derechoacurar/newsletter.html

http://www.derechoacurar.implicate.org/

Anuncios